domingo, mayo 21, 2006


"And it's hard to hold a candle,In the cold November rain,We've been through this such a long long time" Guns n´ Roses

Lluvia cae. Algunos se quejan, dicen que es un día gris y feo.
Discúlpenme, pero no lo veo así. El cielo gris me inspira a tocar guitarra, me inspira a cantar, y me inspira a escribir.
No veo un día lluvioso como un día feo, no puedo porque el agua es vida, y lo que cae del cielo es vida.
Nubes tan densas que impiden de mirar mas allá de ellas, teniendo que usar mi imaginacion para crear aquellos edificios que en un dia normal puedo ver. Y aun así, ando sin camisa, porque me gusta sentir frío a mi alrededor, y me gusta la sensación de calor cuando junto mis manos. Y me gusta la sensación de abrir la ventana y sentir las gotas caer en mi rostro, deslizado sobre mi barba, mojando mi pelo largo y tocando mis labios como queriendo matar mi sed.
Me subo al carro, para comprar algo de comer y percibo que todos manejan despacio, y con cuidado, todos respetan las leyes de transito y nadie utiliza sus horribles pitos. Todo es paz y tranquilidad, no hay violencia en la lluvia, no ay choques de carros ni insultos entre conductores, solo paz.
Me gusta ver como el agua se levanta a los costados del auto, paredes tan altas que por segundos tengo una sensación de estar sumergido en el mar. Todo es perfecto, y coloco algo de música, nada muy ruidoso ni muy calmo, The Cure, Los 33 y Paralamas do Sucesso…3 bandas distintas, 3 idiomas diferentes, pero en ese momento, es el mismo sentimiento.
Quisiera de nuevo tener 4 años, en esa época todavía estaba en mi país natal, y cuando llovía, me quitaba la ropa, y saltaba en los charcos, que se formaba en el área social del edificio, al poco tiempo llegaban otros niños y niñas para juntarse con ese ritual, en esa época yo era 100% feliz, estaba desnudo, bajo la lluvia con otros amiguitos saltando, y mas tarde mi mamá me secaba y me daba algo caliente para comer, sin regañarme, porque los niños tiene que hacer eso. Y es que se sisnte tan bien, con este clima, poder andar con el cabello suelto, sin tener que huir del molesto calor que se forma en la nuca, para los que tenemos e cabello largo.
La lluvia me vuelve romántico, y me quita las ganas de llamar a Ani y tener sexo…mi mente viaja, y recuerda aquellas épocas en que en ves de andar de mujer en mujer, de cama en cama, como ahora, tenia una relación firme y estable. Y no solo tenia un cuerpo para descargar mis ganas sexuales…sino que tenia también un boca para besar, unas piernas para colocar mis cabeza y descansar, tenia una mente para sentirme sintonizado, y un alma para creer que si existe ese amor del que tanto hablan los poetas.
Recuerdo cuando llovía de esa manera, y pensaba que era porque Dios se estaba bañando, y años después descubrí que eran gotas condensadas de ríos y lagos…en vez de volverme mas objetivo, solo me di cuenta, que El no esta tan cerca como pensaba.
Ahora abro la caja de pizza, y morderla, suave, rica y caliente…no tengo palabras…Una sensación que no puedo explicar me invade…no importa, la lluvia siempre termina

2 Comments:

Anonymous Isabel said...

A mi la lluvia me parece bellísima. Me ocurre igual: transforma mis momentos, me transporta a otros lugares, me dejo arrastrar por su sintonía.En la lluvia hay tantos y tantos mensajes, tantos secretos para ser desvelados...

Sin duda la lluvia es romanticismo. :)

Un beso grande :*

11:43 p. m.  
Anonymous mar_sinx said...

Buscaba por internet la palabra 'bohemio' para ver que me encontraba... y resulta que me encuentro en un bar bohemio! En mi zona la lluvia es muy habitual (excepto en estos días que no sé que pasa con el tiempo...:S!) y por eso, la gente suele desear que el Sol nos visite más de vez en cuando... pero yo también veo algo especial en la lluvia.. que no sé explicar. A veces empieza a llover (suave, aquí suele llover suave) y camino con el paraguas en la mano sin abrirlo para 'despejar', aunque te obligue a cerrar los ojos, a veces es... bonito caminar bajo la lluvia con los ojos cerrados.
.
.
aunque la verdad sea dicha, el Sol aquí es también un regalo.
Y añadir que a mí me pasó al contrario... ahora veo a Dios más cerca que nunca. Él es el que me regala lluvia cuando me siento agobiada...

¡¡Me gusta que haya gente que reflexione sobre estas cosas!!

2:55 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home